Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Saturday, January 9, 2021

13 Razones para poder vivir feliz

13 Razones para poder vivir feliz
De Gabriel García Márquez
Solamente 03 minutos, escúchala!
Narrados por Padre Tomas Del Valle-Reyes y Javier Sosa
Producido, editado y fotos de Mark A Torres de @Mark Vision

Carta a Nuestros hermanos Privados de Libertad

Carta a Nuestros hermanos Privados de Libertad
Carta por el Padre Tomas Del Valle
Solamente 05 minutos, escúchala!

Narrados por Padre Tomas Del Valle-Reyes Producido, editado y fotos de Mark A Torres de @Mark Vision

Cuento de los Reyes Magos

Cuento de los Reyes Magos
Los 3 Reyes magos contado por un periodista
En el punto de vista de este siglo.
Solamente 08 minutos, escúchala!

Narrados por Padre Tomas Del Valle-Reyes Producido, editado y fotos de Mark A Torres de @Mark Vision

Piedad Señor, Piedad

Piedad Señor, Piedad
Piedad Señor por tu pueblo que se muere de hambre,
Piedad Señor, piedad…..
Solamente 03 minutos, escúchala!

Narrados por Padre Tomas Del Valle-Reyes
Producido, editado y fotos de Mark A Torres de @Mark Vision

Wednesday, October 28, 2020

Tomas Appeal Spanish Vimeo 720P

En la vida, muchas veces sin darnos cuenta nos vamos atando con cadenas. Pueden ser grandes, o simples, pero no dejan de ser cadenas. Con el programa de radio LA TERTULIA pretendemos al menos una vez en semana, ir creando conciencia de las cadenas que nos amarran y la forma que tenemos de salir de ellas. Y nos preocupa la gente común y corriente como usted y como yo. Gente que desea ser simplemente feliz. Nuestro programa de Radio ha estado en el aire desde 2001. Ahora tenemos un formato más simple. Van a ser 104 horas al año. Produced and Edited by Mark A Torres from Mark Vision

Friday, October 23, 2020

Cuando la depresión nos vuelve invisibles.

La depresión es "un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente", según la definición más común.
Es algo bastante habitual en la adolescencia, pero puede presentarse en cualquier etapa de la vida.
La depresión, ese estado de infelicidad, de tristeza que nos deja sin ganas de nada, es una de las principales causas del suicidio adolescente.
Pero... ¿Por qué aparece la depresión? 
Voy a dar una opinión absolutamente personal del asunto, por haber padecido de esta enfermedad emocional.
La vida cotidiana está llena de problemas, más o menos graves. Pienso que algún tipo de decepción emocional, como por ejemplo los falsos amigos, pueden hacernos más desconfiados, e ir aislándonos, encerrándonos en nosotros mismos, con todos nuestros miedos, inquietudes, y problemas.
Como el ser humano es un ser sociable, el aislamiento es insoportable.
Lo curioso es que cuando uno cae en él, cada vez se aísla más.
Y es entonces cuando parece que nos volvemos invisibles a todo el mundo. Es terrible sentir que a nadie le interesa que estemos mal.
Lo he pasado. Uno intenta mostrarle a todo el mundo que no está bien, que necesita de alguien que se acerque a preguntarte ¿Qué te pasa?... 
Pero ese alguien nunca aparece.
Pero no es que a nadie le interese.
Lo que sucede, es que cada persona tiene su "infierno personal", sus propios problemas, etc., y por lo general, a la gente le cuesta despegarse de sus problemas para atender los de los demás.
Por eso propongo que tratemos entre todos de darnos una mano.
Si prestas el oído a quien lo necesite, tendrás alguien que te prestará el suyo cuando tú lo necesites.
Que nadie sea más invisible.
Muchos son los que nos necesitan, tratemos de ayudarlos.

Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo El Siglo 21
P.O. BOX 1170
New York, NY 10018
212-244-4778
917-499-9715 WhatsApp only

Radiosigloxxi@aol.com
www.descubriendoelsiglo21.com/

Friday, October 16, 2020

Imprudencias de la vida!!

En algún lugar hay una mujer de 30, sin hijos.
La gente le pregunta:
“¿Todavía no tienes niños?“ Su respuesta varía de un día a otro, pero por lo general incluye sonrisas forzadas.
”No, todavía no“, dice sonriendo, amortiguando su frustración.
“Bueno, no esperes para siempre.
Ese reloj está en marcha, ya sabes”, dice antes de partir aquel que se cree sabio.
La mujer sostiene a su sonrisa.
Sola, ella llora …
Llora porque ella ha estado embarazada y abortó 4 veces.
Llora porque ella comenzó a buscar un bebé en su noche de bodas, y eso fue hace 5 años.
Llora porque su marido tiene una ex-esposa que le ha dado hijos.
Llora porque quiere desesperadamente intentar un tratamiento in vitro, pero no puede ni siquiera pagar el depósito.
Llora porque la medicación que toma no le permite quedar embarazada.
Llora porque este problema genera roces en su matrimonio.
Llora porque el médico le dijo que ella está bien, pero en el fondo sabe que es ella el problema.
Llora porque su marido se culpa a sí mismo, y porque esa culpa no le deja vivir.
Llora porque todas sus hermanas tienen hijos.
Llora porque una de sus hermanas ni siquiera quería hijos.
Llora porque su mejor amiga está embarazada.
Llora porque su madre sigue preguntando:
¿Qué estás esperando?“
Llora porque sus suegros quieren ser abuelos.
Llora porque su vecino tiene gemelos y los trata muy mal.
Llora porque chicas de 16 años quedan embarazadas sin quererlo.
Llora porque ella es una tía increíble.
Llora porque ya tiene el nombre elegido.
Llora porque hay una habitación vacía en su casa.
Llora porque hay un espacio vacío en su cuerpo.
Llora porque tiene mucho que ofrecer.
Llora porque ella sería una gran madre, pero no lo es.
En algún otro lugar hay otra mujer de 34 años, con cinco hijos.
La gente le dice:
”¿Cinco?
Bueno, ¡espero que ya hayas terminado!“

Y luego se ríen… porque ese tipo de comentarios son divertidos.
La mujer ríe también, pero no en serio.
Ella cambia de tema, como siempre lo hace, y deja pasar de largo la falta de respeto.
Otro día, sola, ella llora…
Llora porque está de nuevo embarazada y siente que tiene que ocultar la alegría.
Llora porque siempre quiso una familia grande y no ve por qué la gente se perturba por eso.
Llora porque no tiene hermanos y siempre se sintió sola cuando era niña.
Llora porque su abuelita tenía 12 hijos y le encantaría ser como ella.
Llora porque no puede imaginar la vida sin sus hijos, pero la gente la trata como si fueran un castigo.
Llora porque no quiere ser compadecida.
Llora porque la gente asume que esto no es lo que ella quería.
Llora porque suponen que ella es irresponsable.
Llora porque creen que no tiene voz.
Llora porque se siente incomprendida.
Llora porque está cansada de defender sus decisiones privadas.
Llora porque ella y su marido son perfectamente capaces de apoyar a su familia, pero eso no parece importar.
Llora porque está cansada de los comentarios “divertidos”.
Llora porque a veces duda de sí misma y se pregunta si debería haber tenido solo dos niños.
Llora porque los demás son rápidos para criticar, pero lentos para ofrecer ayuda.
Llora porque la gente es grosera.
Llora porque muchas personas opinan libremente sobre su vida privada.
Llora porque lo único que quiere hacer es vivir en paz.
En otra parte hay otra mujer de 40 años, con un niño.
La gente le dice:
¿Sólo uno?
¿Nunca quisiste más?“
Estoy contenta con uno”, dice con calma, una respuesta ensayada que ha dado más veces de las que puede contar.
Bastante creíble.
Nadie podría sospechar que sola, ella llora…
Llora porque su embarazo fue un milagro.
Llora porque su hijo todavía pregunta por un hermano o hermana.
Llora porque ella siempre quiso al menos tres.
Llora porque su segundo embarazo tuvo que interrumpirse para salvar su vida.
Llora porque su médico le dice que es “de alto riesgo”.
Llora porque ella está luchando para cuidar al que ya tiene.
Llora porque a veces uno se siente como dos.
Llora porque su marido ni siquiera consideró la idea de otro.
Llora porque su marido murió y ella no ha encontrado el amor de nuevo.
Llora porque su familia piensa que uno es suficiente.
Llora porque está en lo alto de su carrera y no puede alejarse.
Llora porque se siente egoísta.
Llora porque todavía no ha perdido el peso que ganó en su primer embarazo.
Llora porque su depresión post-parto fue intensa. Llora porque no puede imaginar pasar por eso de nuevo.
Llora porque ella está enferma y el embarazo sólo lo agrava.
Llora porque tuvo que hacerse una histerectomía.
Llora porque quiere otro bebé, pero no puede tenerlo.
Estas mujeres están en todas partes.
Son nuestras vecinas, nuestras amigas, nuestras hermanas, nuestras compañeras de trabajo.
Ellas no tienen por qué seguir nuestros consejos ni atender nuestras opiniones.
Sus úteros son suyos.
Respetemos eso.

Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo El Siglo 21
P.O. BOX 1170
New York, NY 10018
212-244-4778
917-499-9715 WhatsApp only

Radiosigloxxi@aol.com
www.descubriendoelsiglo21.com/