Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Sunday, May 1, 2016

Carta de un niño a su mamá

(Le hará llorar… ) 
Querida mamá: Soy tu hijo,
¿recuerdas? no he desaparecido, pues Dios infundió un
alma eterna en el momento en que fui concebido.
No vi nunca la luz del día pero vivo para siempre.
Sé porque me mataste, eras muy joven, alegre y
muy bonita cuando conociste a mi papa; de esa pasión desbordada fui engendrado yo.
Nunca olvidaré los meses que me acunaste en tu vientre, ¡me sentía muy seguro y tan amado!

Comprendo que no me desearas, pues ¡que pensarían mis abuelos! había que blanquear al desliz matando al delator y ese era yo...
Esa noche hablaste de mí con papá, de que me llevabas dentro, que estabas triste, te sentías mal, temerosa, pues eran jóvenes y tenían muchos sueños por realizar.
Esa fue la razón que le diste a mi papá.
Era tanto tu miedo a mis abuelos, y te afligía pensar en "el que dirán" Sentí que mi papito se quedó callado y quiso llorar, te vio con ansia, casi con miedo; el me quería, casi estoy seguro.
Iba en su vida, en su pensamiento.
Sentí morirme pues escuché tantos gritos y llantos, tantos reproches que se dijeron; pues el quería verme nacido y tu no.
¡Que peleas... hasta que le arrancaste el dinero que costó mi defunción! a todo le ponen precio, hasta al asesinato de un inocente.
¡Qué caros son los abortos! dijiste.
Iba a ser bueno con mis papitos, no lloraría en toda la noche, me aguantaría, seria hombrecito, no lanzaría tan siquiera un grito, para evitarme cualquier reproche.
Si no había lugar para mí así de chiquito, me conformaría con estar cerca y dormiría en el suelo.
Soñaba con ver flores o la luz del día, iba a ser bueno con mis mayores; todos mis actos serian mejores por ver alegres a mis papitos.
¡Soñaba tanto en aquel momento, en el instante que me tendrías! me veía envuelto en tus brazos, cubierto a besos, tu siempre me arrullarías y mi papa me diría travieso…. yo les pregunto: ¿no me querían?
Al día siguiente, muy temprano fueron dispuestos al hospital; observé por última vez aquella casa.
Entramos a un cuarto impecablemente blanco y frio; yo sentí miedo y te di un abrazo.
Después busque a mi papito, pues atentaban contra mi vida, y lo vi temblando cuando pasábamos a la camilla.
Una lagrima rodó por su mejilla; ¿sería que sí me quería? estaba llorando, ¡sálvame! le grite, y aunque lo vi indeciso por un instante, me abandonó.
Cerraron las puertas y te durmieron mamita, quedándome solito, aislado, preso.
Iba a morir lo sabía, yo no imploraba pues aunque suplicara de nada serviría. 
Sentí un dolor agudo aquí en el pecho, sólo un ratito y después nada.
Mi cuerpecito aún caliente quedó en un frasco. 
Ya estaba muerto el Dr. dijo que próximamente seria expuesto a experimentos, perdí mi cuerpo mas no mi alma.
Hoy casi un año de aquella infamia yo los recuerdos con mucho amor, aunque soy un ángel a veces sufro al ver que a veces lloran y gimen, al acordarse de cada segundo de aquel aborto, que fue su crimen.
No justifico su crimen pero los perdono. Perdono a papá por haber sido tan irresponsable.
También perdono a aquel que vestido de blanco se manchó con mi sangre.
¡Qué dolor cuando me punzó con aquella enorme aguja, y después me despedazó a sangre fría!
Sé que tú nunca olvidarás el ruido de aquella aspiradora que se tragó mi cuerpecito.
Conozco mamá tus largas noches en vela y tus sobresaltos, sé que luchaste mucho en tu interior sobre tu decisión de abortarme, en el fondo me querías pero pudo más en tí el miedo, sé que me amabas pues aún sueñas conmigo y más de una vez te has preguntado con remordimientos, si soy niño o niña y piensas cómo seria hoy día... ¡Soy niño! y diosito me nombró Miguel como el arcángel.
Me parezco mucho a tí, como me vas a olvidar? si yo cada momento pido a Dios que borre esas pesadillas que turban tu descanso y te dan muerte en vida.
Querida mamá, quiero verte feliz!
Con los abortos se ha privado a la humanidad de brillantes poetas, sacerdotes, pintores, arquitectos, pilotos, médicos.
A mi todos me dicen que quizá habría sido un habilidoso cirujano o un pianista al estilo Mozart.
Mami cuando nos reunamos ya verás qué manos tengo, lo que más me agrada es cuando me dicen tu mamá debe ser muy hermosa... Ah!! Se me olvidaba aunque me consumo en deseos por verte no te des prisa en venir, pues aun tienes muchos sueños por realizar.
Te amo mami y te espero con la boca rebosante de besos que tengo guardados solo para tí!!


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P.O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778