Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Monday, February 29, 2016

DEJARSE SORPRENDER POR DIOS

A nuestro Dios le encantan los disfraces:
Se disfraza de aliento, de soplo, de brisa suave o viento huracanado. 
De zarza ardiendo o nube opaca o luminosa. 
De pan, de vino, de humano… ¡Dios es todo un astuto! 
Lo suyo es sorprender. 
No hacer nada como si estuviera ya previsto, venir cuando no 
se le espera, aparecer donde aparentemente nada tiene 
que hacer, utilizar unas ropas con las que no le conocíamos, deslizarse entre las páginas de una agenda apretada, en la que parece que no hay sitio para nadie, 
dejarse oír en esa llamada de teléfono que nos pone tensos, sonreír al trasluz de esos ojos tan tristes, pedir ayuda… ¡Ya lo creo que a Dios le gusta sorprender! 
Al fin, el amor no es sino la capacidad cotidiana de dar sorpresas: Cuando ya no hay sorpresas, el amor corre grave peligro de apagarse. A Dios le encanta sorprendernos. 
No para cazarnos, sino para reavivar nuestra fe vacilante, 
para despertar nuestra esperanza. 
Para disfrutar de nuestro asombro.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. Box 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778