Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Monday, February 29, 2016

DEJARSE SORPRENDER POR DIOS

A nuestro Dios le encantan los disfraces:
Se disfraza de aliento, de soplo, de brisa suave o viento huracanado. 
De zarza ardiendo o nube opaca o luminosa. 
De pan, de vino, de humano… ¡Dios es todo un astuto! 
Lo suyo es sorprender. 
No hacer nada como si estuviera ya previsto, venir cuando no 
se le espera, aparecer donde aparentemente nada tiene 
que hacer, utilizar unas ropas con las que no le conocíamos, deslizarse entre las páginas de una agenda apretada, en la que parece que no hay sitio para nadie, 
dejarse oír en esa llamada de teléfono que nos pone tensos, sonreír al trasluz de esos ojos tan tristes, pedir ayuda… ¡Ya lo creo que a Dios le gusta sorprender! 
Al fin, el amor no es sino la capacidad cotidiana de dar sorpresas: Cuando ya no hay sorpresas, el amor corre grave peligro de apagarse. A Dios le encanta sorprendernos. 
No para cazarnos, sino para reavivar nuestra fe vacilante, 
para despertar nuestra esperanza. 
Para disfrutar de nuestro asombro.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. Box 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Monday, February 22, 2016

Diagnóstico de la depresión

Si sospecha que su hijo padece una depresión,es importante que consulte a un médico lo antes posible. 
El médico de cabecera de su hijo es un buen punto de 
contacto para empezar. 
 Podrá recomendarle que el niño se someta a una serie de 
pruebas médicas y psicológicas para determinar si existe algún 
otro trastorno médico que esté causando estos síntomas. 
Muchos jóvenes se recuperan por sí solos, pero si la depresión 
de su hijo es mayor, el médico de cabecera puede derivarlo a un servicio de salud mental para 
niños y jóvenes. Es posible que el niño tenga que acudir a la consulta de un psiquiatra, un médico especializado en trastornos de salud mental.
También podría ser derivado a un psicólogo clínico, con el que podrá hablar de los problemas que le preocupan. 
Tratamiento de la depresión 
Casi un tercio de los niños o jóvenes que han padecido un episodio depresivo tendrá como mínimo una recaída durante los cinco años posteriores. 
Sin embargo, la mayoría de los niños y jóvenes que han sufrido un episodio depresivo acabará llevando una vida adulta normal. 
Son varios los tratamientos disponibles para la depresión. 
El tipo de tratamiento que se recete a su hijo dependerá de la gravedad de la depresión. 
Autotratamiento 
Si su hijo padece una depresión leve, puede probar varios 
métodos para ayudarle a recuperarse por sí solo. 
La práctica regular de algún ejercicio, como caminar, correr, nadar o montar en bicicleta, puede mejorar su estado de ánimo. 
Es posible que el médico del niño le recomiende seguir algún programa deportivo. Es importante que el niño lleve una dieta sana y equilibrada. 
 Asimismo, es fundamental que el joven reciba el apoyo de sus padres. 
 Puede intentar hablar con él de sus problemas y tranquilizarlo demostrándole su voluntad de ayudarle a recuperarse.
Medicamentos 
 En el caso de los niños y adolescentes, los antidepresivos 
únicamente se recetan si se trata de una depresión mayor o si los síntomas persisten. 
Si el médico del niño le receta algún tipo de medicación, por regla general se tratará del antidepresivo llamado fluoxetina (Prozac), combinado con alguna terapia. 
Durante las cuatro primeras semanas del tratamiento, se controlará al niño semanalmente y, más adelante, con la periodicidad que determine el médico. 
El médico le informará sobre los posibles efectos secundarios y la duración prevista del tratamiento. 
Lea siempre el prospecto de información para el paciente que acompaña a los medicamentos.


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX  1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Monday, February 15, 2016

SI MUERO ANTES QUE TU

Si no logras llorar no te preocupes 
Si quieres reír, ríe 
Si algunos amigos te cuentan algo de mí, 
Óyelos y cree lo que te digan 
Si me elogian demasiado corrige la exageración 
Si me critican demasiado defiéndeme 
Si quieren hacerme un santo solo porque me morí, 
Di que yo tenía algo de santo, pero que estaba lejos de ser el santo que dicen 
Si quieren hacerme un terrible perverso 
Muestra que tal vez yo tuve algo de malo pero que toda la vida procure ser bueno y sobre todo, que toda la vida trate de ser mejor 
Si sientes tristeza y deseas rezar por mí, puedes hacerlo pues tal vez necesite de tu oración 
Si quieres hablar conmigo, habla con Dios y yo te escuchare 
 Espero estar con el lo suficiente para continuar siendo útil para ti donde quiera que me encuentre 
Y si quieres escribir algo de mí
Ojala lograras decir solo una frase: Fue mi todo, creyó en mí y me adoró Ahí entonces derrama una lágrima yo no estaré presente para enjugarla pero no hace falta pues tal vez alguien lo hará en mi lugar 
Y viéndome bien sustituido iré a atender mi nueva tarea en el cielo 
Pero de vez en cuando, da una escapadita hacia 
Dios Seguramente no me veras pero yo estaré muy feliz viéndote a ti mirando hacia 
El Crees en estas cosas? Entonces reza para que los dos vivamos como quien sabe que va a morir un día y que podamos morir como quien supo vivir bien 
Si muero antes que tu, creo que nada voy a extrañar por que sabes algo? 
TENERTE A TI YA ERA COMO TENER UN PEDACITO DE CIELO!


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX  1170
New York, NY 10018

(212) 244 4778

Monday, February 8, 2016

PLEGARIA PARA LA TERCERA EDAD

Bendice, Señor, a los que tienen comprensión de mis pasos 
vacilantes y mis manos temblorosas. 
Bendice a los que saben que hoy mis oídos van a sufrir para entender a otros. 
Bendice los que apartan los ojos, como si no vieran, cuando se me cae el café del desayuno. 
Bendice a los que nunca me dicen: es la segunda vez que cuentas lo mismo. 
Bendice a los que tienen el don de hacerme evocar los días felices de otros tiempos. 
Bendice a los que hacen de mí un ser amado, respetado y no abandonado. 
Bendice a los que adivinan que no sé ya cómo encontrar fuerzas para llevar mi cruz. 
Bendice a los que endulzan con su amor los días que me quedan de vida, en este viaje hacia la casa del Padre.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
330 West 38 Street suite 503
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Monday, February 1, 2016

BENDICIONES DEL ANCIANO

* Bienaventurados aquellos que me hacen sentir que soy amado, que soy útil todavía y que no estoy solo. 
* Bienaventurados aquellos que llenan la última etapa de mi vida de cariño y comprensión. 
* Bienaventurados aquellos que entienden mi paso vacilante y mi mano temblorosa. 
* Bienaventurados aquellos que tienen en cuenta que ya mis oídos tienen que esforzarse para captar las cosas que ellos hablan.
* Bienaventurados aquellos que se dan cuenta que mis ojos están nublados y que mis reacciones son lentas. 
* Bienaventurados aquellos que desvían la mirada con disimulo al ver que he derramado la taza de café sobre la mesa. 
* Bienaventurados aquellos que con una sonrisa en los labios me conceden un ratito de su tiempo para charlar de cosas "sin importancia". * Bienaventurados aquellos que nunca dicen: "Ya me has contado eso dos veces". ANÓNIMO


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
330 West 38 Street suite 503
New York, NY 10018
(212) 244 4778