Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Tuesday, August 12, 2014

De Familia Perfecta

Notas de Nuestros Presos 
A continuación les presento una serie de historias y
anécdotas contadas por nuestros "hermanos presos"
las cuales he conocido a través del correo y de mi 
convivencia con ellos a los cuales visito dos veces 
en semana. 

Sus nombres han sido cambiados para respetar 
su privacidad y la de sus familiares. 
Si deseas participar en nuestra misa para rezar por ellos y su familia, 
te esperamos cada primer viernes de mes a las 7 PM. 

St. Columba Church 
343 West 25th Street, New York, 
NY 10001
 Entre 8va & 9na Avenidas. 
212-244-4778
Padre Tomas Del Valle-Reyes 

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
 De Familia Perfecta

Ya perdoné tus errores, me grita mi familia, eres la vergüenza más grande, dicen los demás, eres casi imperdonable, repiten otros. 
 Y yo me pregunto ¿ustedes son perfectos? Si es que existe tanta perfección en “Mi Familia” ¿Qué paso conmigo? ¿Cuándo me desvíe? ¿Dónde y cuándo me equivoque? ¿Cuál fue la razón o motivo? 
Trate de sustituir personas insustituibles, de olvidar personas inolvidables. 
Ya hice cosas por impulso. 
Ya me decepcioné con algunas personas, mas también me decepcioné conmigo mismo porque no me daba cuenta que estaba haciendo mal y trataba de ser “Perfecto” para estar a la altura de todos y me autodestruí yo mismo. 
Trate de abrazarme de ellos para protegerme. 
Trate de reírme cuando no podía. 
Quise hacer amigos eternos y esos no existen. 
Trate de amar pero fui rechazado. Trate de gritar y saltar de felicidad, de hacer juramentos eternos, pero todos los he roto. 
Ya lloré viendo fotos, y pensé que iba a morir de tanta nostalgia y... Tuve miedo, tengo mucho miedo a la oscuridad de la noche, a la luz del día, a todo lo que me rodea. 
Sí, yo vengo de la “Familia Perfecta” la que no se equivoca, la que juzga implacablemente, la que vive de las apariencias y no se acuerda de Dios si no es para criticar u ofender. 
Aquí estoy aprendiendo que Dios me ama incondicionalmente, eso me dice el Padre cura que viene a verme los sábados. 
S. Silva