Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Monday, July 21, 2014

Camina por un trayecto seguro.

No dejes pasar este momento, sin que le encomiendes a Dios, que cuide de ti, 
aunque El ya lo está haciendo desde antes de tu nacer.
Nos recuerda el profeta en el Salmo 37:5

¿Qué sucederá en el mí caminar?
Habrá momentos difíciles y oscuros, pero en medio de ellos recibirás la fortaleza y sabiduría necesaria para continuar hasta el final.
Busca diariamente un momentito para hablar con Dios,
 para que no caigas en la tentación de tomar decisiones precipitadas y equivocadas. 
Ese fue precisamente el consejo que nuestro 
Señor Jesucristo les dio a sus discípulos cuando estaba pasando por uno de los 
momentos más difíciles en su vida como hombre.
Esto nos recuerda el Evangelio de Lucas (22:40-40):
“Y saliendo, se fue, como solía hacerlo, al monte de los Olivos; y sus discípulos le siguieron. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Oren que no entren en tentación. 
Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 
Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. 
Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; y les dijo: 
¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación”.

Todos los días pidámosle a Dios, Nuestro Padre que se haga su voluntad:
“Morir” a uno mismo.
“Morir” al pecado.
“Morir” a nuestros intereses egoístas.
“Morir” a nuestros planes y proyectos ajenos a El.

Se que no es nada fácil, por eso se requiere mucha fortaleza de lo alto para hacerlo.
Que la voluntad agradable y perfecta de Dios se cumpla sobre tu vida. Sométete a ella sin temor, pues no conocerás la derrota y la frustración.
Dios, como Padre Nuestro, no permitirá que te hundas a lo largo del trayecto aunque así lo parezca.
Recuerda sus promesas a través del Profeta Isaías (43:2):
“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te ahogarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”.
Los cuidados que Dios tenga para ti, irán mas allá de lo imaginable; y aunque nadie quiera socorrerte, él si te ayudara.
No temas, Tu Padre cuida de ti desde el cielo.

Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21
330 West 38 Street
Suite 503
New York, NY  10018
212-244-4778