Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Monday, July 21, 2014

Camina por un trayecto seguro.

No dejes pasar este momento, sin que le encomiendes a Dios, que cuide de ti, 
aunque El ya lo está haciendo desde antes de tu nacer.
Nos recuerda el profeta en el Salmo 37:5

¿Qué sucederá en el mí caminar?
Habrá momentos difíciles y oscuros, pero en medio de ellos recibirás la fortaleza y sabiduría necesaria para continuar hasta el final.
Busca diariamente un momentito para hablar con Dios,
 para que no caigas en la tentación de tomar decisiones precipitadas y equivocadas. 
Ese fue precisamente el consejo que nuestro 
Señor Jesucristo les dio a sus discípulos cuando estaba pasando por uno de los 
momentos más difíciles en su vida como hombre.
Esto nos recuerda el Evangelio de Lucas (22:40-40):
“Y saliendo, se fue, como solía hacerlo, al monte de los Olivos; y sus discípulos le siguieron. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Oren que no entren en tentación. 
Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 
Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. 
Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; y les dijo: 
¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación”.

Todos los días pidámosle a Dios, Nuestro Padre que se haga su voluntad:
“Morir” a uno mismo.
“Morir” al pecado.
“Morir” a nuestros intereses egoístas.
“Morir” a nuestros planes y proyectos ajenos a El.

Se que no es nada fácil, por eso se requiere mucha fortaleza de lo alto para hacerlo.
Que la voluntad agradable y perfecta de Dios se cumpla sobre tu vida. Sométete a ella sin temor, pues no conocerás la derrota y la frustración.
Dios, como Padre Nuestro, no permitirá que te hundas a lo largo del trayecto aunque así lo parezca.
Recuerda sus promesas a través del Profeta Isaías (43:2):
“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te ahogarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”.
Los cuidados que Dios tenga para ti, irán mas allá de lo imaginable; y aunque nadie quiera socorrerte, él si te ayudara.
No temas, Tu Padre cuida de ti desde el cielo.

Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21
330 West 38 Street
Suite 503
New York, NY  10018
212-244-4778

Sunday, July 13, 2014

Misa de Sanación y Reconciliación Agosto 1, 2014

Te invitamos a nuestra misa de Sanación y Reconciliación todos los Primeros viernes de mes a las 7:00 PM.



LUGAR:      Parroquia San Columba.

 343 West 25 Street New York, NY 10001
 (entre 8va y 9na ave) 

CUANDO:     PRIMER VIERNES DE CADA MES

HORA:         7:00 PM 

PROXIMA MISA AGOSTO 1, 2014 A LAS 7 PM

MI DEPRESION: Que tu nombre sea bendito eternamente Señor Dios mío.
Ha llegado a mí esta depresión, que me humilla y me hace sufrir.
No logro alejarla de mi mente.
Necesito refugiarme en Ti por medio de la oración, para que me ayudes y cambien en bienes mis males. Señor: tengo aflicción y mi corazón sufre, porque esta depresión me acosa mucho.
¿Y qué diré amado Padre Celestial?
El combate arrecia. “Sácame triunfante de esta hora” (Jn. 12,27). Mas para esto llegué a esta hora (Jn. 12).
Para que tú seas glorificado cuando ya haya sufrido profunda humillación y reciba luego liberación de parte de Ti “Líbrame Señor en tu misericordia” (Salmo 39) porque yo pobre y miserable “¿qué haré y a dónde iré sin Ti?”.
Ayúdame a aceptar con paciencia esta situación y a sacar provecho y madurez de ella. Pero ojalá obtenga de Ti la fortaleza necesaria para resistir hasta que pase la tempestad y nazca de nuevo la calma.
Sé muy bien que tu Omnipotente mano puede quitarme esta depresión o al menos disminuir su fuerza para que no logre vencerme ni dominarme.
Muchas veces me has hecho este gran favor Señor Dios misericordioso: sígueme ayudando.
Pues cuanto más difícil es para mí, tanto más fácil es para Ti cambiar en victorias mis derrotas. Señor, no nos dejes caer en la tentación de la tristeza, y líbranos de todo mal. Amén.

Thursday, July 10, 2014

¡NO LE PONGAS LIMITES A LA VIDA!

Trata de escuchar las notas armoniosas y 
sublimes del canto maravilloso que se desprende
 de la naturaleza.
Sonríe y sé alegre, para alejar las preocupaciones 
y suavizar las luchas.
Zambulle tu alma en la naturaleza: absorbe 
la luz del sol, 
disfruta la suavidad de la luna, admira el 
esplendor de las estrellas, aspira la fragancia de las flores.
La vida es hermosa, aunque haya dolores y contratiempos.

Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21
330 West 38 Street
Suite 503
New York, NY  10018
212-244-4778

Monday, June 30, 2014

La Culpa que aparentemente parece Importancia

¿Has conocido alguna vez a una de esas personas que te buscan para que escuches sus quejas, de cómo la vida es injusta con ellas, y lo imposible que le resulta superar esas situaciones?
¿Tú le escuchas?, ¿Alguna vez le has dicho que estás ocupado y que no le puedes escuchar?, 
¿Sabes por qué? Es sencillo si te ha ocurrido alguna vez como te sientes al finalizar esa conversación con esa persona, 
¿Lo has notado?, muy probablemente sentiste que la experiencia te agotó, y ¿Qué pasa con la otra persona?,
pues muy probablemente se va dándote las gracias porque ahora se siente mejor después de hablar contigo.
Y ahora que quizás te has dado cuenta de la situación, ¿cómo te hace sentir esto último?
Tu respuesta a la anterior pregunta es clave para comprender como funciona la culpa cuando se disfraza de importancia.
Aunque el compartir de esa manera con una persona te agote, 
si eliges pensar que esa persona no tiene a nadie más que le escuche puede que te sientas culpable solo del hecho de pensar en dejar de escucharle o no hacerlo más.
Para justificar el continuar escuchando a esta persona, aun a pesar de resultarte desfavorable para tu estado emocional, elige sentirte importante por ser la única persona que le hace sentirse bien cuando escuchas su conversación negativa y reiterativa.
Te sientes importante porque eliges pensar que la otra persona te necesita. Al actuar desde este pensamiento, permites a la culpa controlar tus acciones. 
¿Es esto lo que realmente quieres para ti?, a mi me da la sensación de que no.
 Los seres humanos somos seres libres, y por eso deberíamos siempre sentirnos libres de actuar sin condicionamientos, pero
¿Cómo podemos superar esta situación y lograrlo?
Simplemente detente y pregúntate: ¿Creaste las condiciones de vida que esa persona experimenta en este momento?, ¿Eres responsable por esa persona?
¿Te sientes como el hombro donde llora esa persona?
¿Esa persona se interesa por ayudarse a sí misma y superar la situación?
¿Te utiliza para mantener su rol de víctima de sus circunstancias? ¿Eres quien esa persona necesita o cualquiera que la escuchase ya le serviría?

¿Quiere esa persona realmente organizar su vida?
 ¿De alguna manera esa persona “disfruta” las situaciones de las cuales no quiere salir?
Si respondes a las anteriores preguntas lo más sinceramente posible, las respuestas que obtendrás te permitirán comprender mucho mejor la situación.
Es posible que te vengan pensamientos de que, al escuchar a esa persona, en vez de hacerle un favor lo que estarías haciéndole es privándole de la oportunidad de crecer. 
Es posible que el permitirle a esa persona seguir su camino podría darte a ti la oportunidad de también liberar tu propia necesidad de sentirte importante y necesitado para ella.
Es posible que en este punto la culpa podría hacerte sentir la necesidad de mantenerte en esa situación y seguir como estabas, si experimentas eso, reflexiona sobre lo siguiente: 
 “El permitirle a la otra persona vivir su vida, a la vez te permites vivir la tuya propia”.
El sentirse responsable por todo aquel que se cruza en tu camino podría darte un falso sentido de importancia, podría hacerte sentir necesitado, pero a la vez la culpa con sus disfraces podría estar atrapándote. Liberarte de esa culpa te permitirá que los demás asuman la propia responsabilidad de lo que viven, y la vez te permitiría a ti ocuparte de tu propia vida.


Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21
330 West 38 Street
Suite 503
New York, NY  10018
212-244-4778

Wednesday, June 25, 2014

Situaciones difíciles:

Casi todos los días encontramos con situaciones difíciles en nuestra vida, no pierdas la calma, simplemente permite que el
Espíritu Santo obre sobre ti. 
Cada vez que comiences a sentirte molesto o frustrado, detente y pregúntate: 
¿Que está tratando de hacer el enemigo dentro de mí o con mi vida, mi hogar, mi trabajo?
El Espíritu Santo se mueve dentro de cada persona y le llena de gozo y paz.
No vas a sentirlo en alborotos, gritos o peleas. 
En tiempo de prueba, tu fe en Cristo es la que te va a salvar.
No pierdas tu fe en Cristo quien murió por ti y por mí.
El enemigo no quiere ver vencidos, agobiados, tristes y en problemas, pero recuerda que con la Cruz de Cristo somos vencedores. 
Es probable que no superes cada dificultad, pero puedes tener la certeza de que siempre triunfaras en Cristo. 
Si sabemos enfrentar cada problema, obtendremos la victoria. 
Jesús esta siempre contigo en cada situación, Él no te deja solo.
No permitas que el enemigo logre dominarte a través de las circunstancias y problemas de cada día, no le permitas controlar tu vida ni siquiera por un instante.
 Elige caminar de la mano de Jesús y permanecerás siempre en paz.

Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21
330 West 38 Street
Suite 503
New York, NY  10018
212-244-4778

Hambre de Fe

Notas de Nuestros Presos 
A continuación les presentouna serie de historias y anécdotas contadas por nuestros "hermanos presos" las cuales 
he conocido a través del correo y de mi convivencia con 
ellos a los cuales visito dos veces en semana. 
Sus nombres han sido cambiados para respetar 
su privacidad y la de sus familiares.
Si deseas participar en nuestra misa para rezar por 
ellos y su familia, te esperamos cada primer viernes de mes a las 7 PM. 
St. Columba Church 
343 West 25th Street,
New York, NY 10001
Entre 8va & 9na Avenidas.
212-244-4778
Padre Tomas Del Valle-Reyes
 ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
 Hambre de Fe 
Te digo adiós y acaso con esta despedida mi más hermoso sueño muere dentro de mí, de ser libre otra vez, es algo como un pasado lejano. Disfrutar del sol radiante, que te acaricie la cara, es un sueño que quedo atrás.
Disfrutar de la brisa del mar, oír sus olas, y caminar por la arena es otro recuerdo que ya me olvide.
Disfrutar de la nieve, sentir que te cae en tu cara, eso es algo que ya quedo atrás.
Hoy, solo siento el frio en mis huesos, no importa sea invierno o sea verano, aquí no hay estaciones, ni mucho menos flores, o arboles, solamente acostumbrarte a dormir con sobresaltos, sin confiar en nadie que te de la mano o sea tu amigo, porque aquí no existen amigos, somos como se dice, cada quien sobrevive como puede.
Estoy leyendo la biblia, gracias al Padre que me la regalo y viene a darnos misa los sábados, pero no siempre nos dejan bajar a misa, porque si pasamos de 22 aunque estemos 30 mas esperando, no podemos bajar, dicen los guardias que es por seguridad. Los sábados, me levanto temprano y trato de estar listo a las 8:30 para ser uno de los primeros y ser llevado por mi verdugo, pero así como yo, hay muchos que esperan el sábado para oir misa y hablar con el Padre de la barba blanca, y siempre te trae algo para rezar, o folletos para leer. Pero si no bajas, te quedas de hambre hasta la otra semana.
Y no me refiero de hambre de comer, comida hay, es hambre de fe, hambre de sentirse amado por Dios, de ese Dios que dicen ama a todos.
Este sábado espero bajar, espero ser elegido por mis guardianes.
 J. J. Vidal

Oración de un encarcelado

Cristo, yo soy preso, tengo más tiempo que cualquiera para rezarte, pero quizás tú sólo sabes lo que cuesta rezar a un preso.
En nuestro ser más profundo explota a cada instante la rebelión.
Es difícil rezar, es difícil creer, cuando uno se siente abandonado
por la humanidad. 
También para tí fue difícil rezar en la cruz y gritaste tu angustia, tu cólera, tu desilusión, tu amargura.
"¿Por qué me has abandonado?"
Quizá sea esta la única oración que podamos hacer, pero frente
a ella el mundo se ríe. Un "por qué", que en tus labios era
distinto porque tú eres inocente, nosotros no somos inocentes,
no lo es ningún hombre de la tierra.
Pero nuestro "por qué " es una petición de justicia, aunque a veces además de la cólera, lleve el sello de la desesperación y la
desconfianza. 
 Sin embargo no me gustaría perder mi dignidad humana por el hecho de haber entrado en la cárcel. 
No quiero renunciar a mi persona.
Quiero creer que tú, al menos el más justo e inocente de los condenados de la
historia, serás capaz de comprender mis lágrimas y mi rabia”  Amen!