Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Wednesday, May 4, 2016

¿QUIERES HABLAR CON DIOS?

Cada día resulta más fácil comunicarse con las personas; pero, ¿y con Dios?.
Aquí tienes ocho reglas para llamarle y contar con Él, cuando desees: 
1. Marca el prefijo correcto. No a lo loco.
2. Una conversación telefónica con Dios no es un monólogo. 
No hables sin parar, escucha al que habla al otro lado.
3. Si la conversación se interrumpe, comprueba si has sido tú el causante del corte.
4. No adoptes la costumbre de llamar sólo en casos de urgencia.
Eso no es trato de amigos.
5. No seas tacaño. 
No llames sólo a las horas de "tarifa reducida", es decir,
cuando toca o en fines de semana.
Una llamada breve en cualquier momento del día sería ideal.
6. Las llamadas son gratuitas y no pagan impuestos.
7. No olvides decirle a Dios que te deje en el contestador
todos los mensajes que quiera y cuando quiera.
8. Toma nota de las indicaciones que Él te diga para
que no las eches en olvido.
Si a pesar del cumplimiento de estas reglas la comunicación se torna difícil, dirígete
con toda confianza a las oficinas del Espíritu Santo.
Él restablecerá la comunicación.
Si tu teléfono no funciona, llévalo al taller de reparación
que lleva por nombre "Sacramento del Perdón". 
Allí todas las reparaciones son gratuitas y tienen una
garantía de por vida.
(Texto de un empleado de TELECOM en Francia.)


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Cuando otro actúa de esa manera

Cuando otro actúa de esa manera, decimos que tiene mal genio;
pero cuando tú lo haces, son los nervios.
Cuando el otro se apega a sus métodos, es obstinado;
pero cuando tú lo haces, es firme.
Cuando el otro no le gusta tu amigo, tiene prejuicios;
pero cuando a ti no te gusta su amigo, sencillamente muestras ser un buen juez de la naturaleza humana.
Cuando el otro hace las cosas con calma, es una tortuga:
pero cuando tú lo haces despacio es porque te gusta pensar las cosas.
Cuando el otro gasta mucho, es un despilfarro;
pero cuando tú lo haces, eres generoso.
Cuando el otro encuentra defectos en las cosas, es maniático; pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.
Cuando el otro tiene modales suaves, es débil; cuando tú lo haces, eres cortés.
Cuando el otro rompe algo, es torpe; cuando tú lo haces, eres enérgico.
¿Por qué te fijas en la astilla que tiene en el ojo tu hermano/a, en tu madre/padre, en tu esposa/o, en tu hijo/a en tu prójimo y no te fijas en la viga que tienes en el tuyo?
Veamos las virtudes de los demás, y dejemos de juzgar, que conforme a nuestro juicio seremos juzgados. Cada uno de nosotros tiene mil cosas que hacer, y poseemos bienes materiales, algunos más que otros.
Sin embargo, cuando llegamos delante de Dios; ¿De qué nos sirven? ¿Podemos acaso impresionar a Dios con nuestros bienes?.
Lo mejor que le podemos ofrecer a Dios es nuestra vida, nuestros pensamientos y corazones.
De esa forma, agradaremos a Dios, pues ¿qué le podemos ofrecer a Dios que Él no pueda tener?
Solamente aquello que nos dio la libertad de entregarle o no: ¡nuestras vidas! 
El día de hoy Dios quiere mostrarnos lo que realmente vale para Él, y que es lo único necesario para agradarle.
¿Quieres agradar a Dios? ¡Date tú mismo en este día y entrégale tu corazón! Para Él es el mayor tesoro.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Sunday, May 1, 2016

Carta de un niño a su mamá

(Le hará llorar… ) 
Querida mamá: Soy tu hijo,
¿recuerdas? no he desaparecido, pues Dios infundió un
alma eterna en el momento en que fui concebido.
No vi nunca la luz del día pero vivo para siempre.
Sé porque me mataste, eras muy joven, alegre y
muy bonita cuando conociste a mi papa; de esa pasión desbordada fui engendrado yo.
Nunca olvidaré los meses que me acunaste en tu vientre, ¡me sentía muy seguro y tan amado!

Comprendo que no me desearas, pues ¡que pensarían mis abuelos! había que blanquear al desliz matando al delator y ese era yo...
Esa noche hablaste de mí con papá, de que me llevabas dentro, que estabas triste, te sentías mal, temerosa, pues eran jóvenes y tenían muchos sueños por realizar.
Esa fue la razón que le diste a mi papá.
Era tanto tu miedo a mis abuelos, y te afligía pensar en "el que dirán" Sentí que mi papito se quedó callado y quiso llorar, te vio con ansia, casi con miedo; el me quería, casi estoy seguro.
Iba en su vida, en su pensamiento.
Sentí morirme pues escuché tantos gritos y llantos, tantos reproches que se dijeron; pues el quería verme nacido y tu no.
¡Que peleas... hasta que le arrancaste el dinero que costó mi defunción! a todo le ponen precio, hasta al asesinato de un inocente.
¡Qué caros son los abortos! dijiste.
Iba a ser bueno con mis papitos, no lloraría en toda la noche, me aguantaría, seria hombrecito, no lanzaría tan siquiera un grito, para evitarme cualquier reproche.
Si no había lugar para mí así de chiquito, me conformaría con estar cerca y dormiría en el suelo.
Soñaba con ver flores o la luz del día, iba a ser bueno con mis mayores; todos mis actos serian mejores por ver alegres a mis papitos.
¡Soñaba tanto en aquel momento, en el instante que me tendrías! me veía envuelto en tus brazos, cubierto a besos, tu siempre me arrullarías y mi papa me diría travieso…. yo les pregunto: ¿no me querían?
Al día siguiente, muy temprano fueron dispuestos al hospital; observé por última vez aquella casa.
Entramos a un cuarto impecablemente blanco y frio; yo sentí miedo y te di un abrazo.
Después busque a mi papito, pues atentaban contra mi vida, y lo vi temblando cuando pasábamos a la camilla.
Una lagrima rodó por su mejilla; ¿sería que sí me quería? estaba llorando, ¡sálvame! le grite, y aunque lo vi indeciso por un instante, me abandonó.
Cerraron las puertas y te durmieron mamita, quedándome solito, aislado, preso.
Iba a morir lo sabía, yo no imploraba pues aunque suplicara de nada serviría. 
Sentí un dolor agudo aquí en el pecho, sólo un ratito y después nada.
Mi cuerpecito aún caliente quedó en un frasco. 
Ya estaba muerto el Dr. dijo que próximamente seria expuesto a experimentos, perdí mi cuerpo mas no mi alma.
Hoy casi un año de aquella infamia yo los recuerdos con mucho amor, aunque soy un ángel a veces sufro al ver que a veces lloran y gimen, al acordarse de cada segundo de aquel aborto, que fue su crimen.
No justifico su crimen pero los perdono. Perdono a papá por haber sido tan irresponsable.
También perdono a aquel que vestido de blanco se manchó con mi sangre.
¡Qué dolor cuando me punzó con aquella enorme aguja, y después me despedazó a sangre fría!
Sé que tú nunca olvidarás el ruido de aquella aspiradora que se tragó mi cuerpecito.
Conozco mamá tus largas noches en vela y tus sobresaltos, sé que luchaste mucho en tu interior sobre tu decisión de abortarme, en el fondo me querías pero pudo más en tí el miedo, sé que me amabas pues aún sueñas conmigo y más de una vez te has preguntado con remordimientos, si soy niño o niña y piensas cómo seria hoy día... ¡Soy niño! y diosito me nombró Miguel como el arcángel.
Me parezco mucho a tí, como me vas a olvidar? si yo cada momento pido a Dios que borre esas pesadillas que turban tu descanso y te dan muerte en vida.
Querida mamá, quiero verte feliz!
Con los abortos se ha privado a la humanidad de brillantes poetas, sacerdotes, pintores, arquitectos, pilotos, médicos.
A mi todos me dicen que quizá habría sido un habilidoso cirujano o un pianista al estilo Mozart.
Mami cuando nos reunamos ya verás qué manos tengo, lo que más me agrada es cuando me dicen tu mamá debe ser muy hermosa... Ah!! Se me olvidaba aunque me consumo en deseos por verte no te des prisa en venir, pues aun tienes muchos sueños por realizar.
Te amo mami y te espero con la boca rebosante de besos que tengo guardados solo para tí!!


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P.O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Wednesday, April 27, 2016

LA CARRETA VACÍA

Caminaba con mi padre cuando élse detuvo en una curva y
después de un pequeño silencio me preguntó:
 - ¿Además del cantar de los pájaros, escuchas alguna cosa más? Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:
Estoy escuchando el ruido de una carreta.
 - Eso es - dijo mi padre- Es una carreta vacía.
Pregunté a mi padre.:
- ¿Cómo sabes que es una carreta vacía, si aún no la vemos? Entonces mi padre respondió: - Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuanto más vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace.
Me convertí en adulto y hasta hoy cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna o violenta, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y menospreciando a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace. La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás descubrirlas.
Y recuerden que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero.
Y nadie está más vacío que aquel que está lleno de egoísmo, de un supuesto Mi Mismo. "ENVEJECER ES OBLIGATORIO, MADURAR ES OPCIONAL"

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Wednesday, April 20, 2016

¿Desgracia o bendición?

En un pequeño pueblo vivía un anciano con
su hijo de 17 años.
Un día, el único caballo blanco con que trabajaba saltó la reja y se fue con varios caballos salvajes.
La gente del pueblo murmuraba: ¡Qué desgracia la suya, Don Cipriano!, y él, tranquilo, contestaba: "Quizás una desgracia o quizás una bendición".
Días después, el caballo blanco volvió junto a un hermoso caballo salvaje, y la gente saludaba al anciano diciéndole: ¡Qué bendición!, a lo que Don Cipriano replicaba: "Quizás una desgracia o quizás una bendición".
A los pocos días, el hijo adolescente, mientras montaba el caballo salvaje para domarlo, fue derribado y se fracturó una pierna, a raíz de lo cual empezó a cojear, y la gente le decía al anciano; ¡Qué desgracia la suya, buen hombre!, a lo que él replicaba: "Quizás una desgracia o quizás una bendición".
Días después se inició una guerra y todos los jóvenes del pueblo fueron llevados al frente de batalla, pero a su hijo no lo llevaron por su cojera, y toda la gente del pueblo saludaba al anciano y le comentaba: ¡Qué bendición la suya, Don Cipriano!.
Y él, con su fe inquebrantable, contestó una vez más diciendo:
"Sólo Dios lo sabe, quizás sea una bendición o quizás una desgracia". Efectivamente, sólo Dios sabe, y Él nunca se equivoca.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX  1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
ew Roman";color:blue'>www.descubriendoelsiglo21.com/


Wednesday, April 13, 2016

¿Estás ocupada?

Mientras te levantabas esta mañana, yo te observaba.
Esperaba que me hablaras, aunque fuesen unas cuantas
palabras, preguntando mi opinión acerca de algún tema o agradeciéndome por algo bueno que te hubiese sucedido
el día de ayer.
Pero noté que estabas muy ocupada... buscando la ropa
adecuada que te ibas a poner para ir al trabajo.
Seguía esperando mientras corrías por la casa arreglándote,
creí que encontrarías unos cuantos minutos para detenerte y decirme "HOLA"... pero estabas demasiado ocupada...
 Para ver si por fin me percibías, encendí el cielo para ti, lo llené de colores y dulces cantos de pájaros... pero ni siquiera te diste cuenta de ello.
Te miré mientras ibas rumbo al trabajo y esperé pacientemente todo el día.
Con tantas actividades supongo que... estabas muy ocupada para decirme algo.
De regreso, ví tu cansancio, quise rociarte para que el agua se llevara tu stress.
Pensé que agradándote, te acordarías de mí.
Sin embargo, enfurecida, ofendiste mi nombre.
Deseaba tanto que me hablaras... aún quedaba bastante tiempo. Después encendiste el televisor.
Esperé pacientemente mientras veías tu serie favorita, luego cenaste, revisaste en tu teléfono móvil los whatsapps pendientes, la cuenta de facebook y twitter y nuevamente te olvidaste de hablar conmigo.
Te noté cansada, entendí tu silencio y apagué el resplandor del cielo pero no te dejé a oscuras.
Lo cambié por un lucero... Verdaderamente fue hermoso, pero no estuviste interesada en verlo.
A la hora de dormir creo que ya estabas agotada.
Dijiste buenas noches a tu familia, caminaste hacia tu cama y casi de inmediato te dormiste.
Acompañé con música tus sueños, mis animales nocturnos se lucieron.
No hay problema... porque quizás no te dés cuenta que siempre estoy ahí para ti.
Tengo más paciencia de la que te imaginas.
Quisiera enseñártela para que puedas tenerla con los demás.
Te amo tanto que espero todos los días una oración y el paisaje que diseño cada amanecer es para ti.
Bueno... te estás levantando de nuevo y no me queda otra cosa que entregarte todo el amor que siento por ti y continuar esperando que, al menos, el día de hoy me dediques sólo... un poco de tiempo.
Que tengas un buen día...
Dios, Tu Padre en el Cielo
 Por cierto, ¿tendrás tiempo de compartir con tus amigos esta reflexión o estás... muy ocupada?

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX  1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
ew Roman";color:blue'>www.descubriendoelsiglo21.com/

Wednesday, April 6, 2016

CUANDO ME QUEJO

Hoy, en un ómnibus,
ví una chica con cabello dorado y deseé ser tan rubia como ella.
Cuando de pronto se levantó para irse ví que cojeaba por el pasillo, Tenía una sola pierna y usaba muleta.
 Pero cuando pasó, sonreía.
 Oh, Dios, perdóname cuando me quejo,
Tengo dos piernas, el mundo es mío.
Me detuve para comprar caramelos,
 El muchacho que los vendía era tan encantador, Conversé con él, parecía tan contento,
Si llegaba tarde no me preocupaba.
Y mientras me iba, dijo "Gracias, has sido tan amable, Es lindo conversar con gente como tú, sabes, soy ciego". 
Oh, Dios, perdóname cuando me quejo.
Tengo dos ojos, el mundo es mío.
Más tarde, cuando iba caminando por la calle Vi un chico de ojos azules,
Se paró y miraba a otros jugar, No sabía qué hacer.
Me detuve un momento y luego dije: "¿Por qué no te unes a los otros, querido?" 
Siguió mirando hacia delante sin decir ni una palabra.
Entonces me dí cuenta que no podía oír.
Oh, Dios, perdóname cuando me quejo
Tengo dos oídos, el mundo es mío.
Con pies que me llevan a donde quiero ir.
Con ojos para ver el brillo del sol.
Con oídos para oír lo que sé.
Oh, Dios, perdóname cuando me quejo.
En verdad he sido bendecido, el mundo es mío.
¡¡¡¡ Este poema es sólo para recordar lo mucho que tenemos que agradecer !!!!
Da lo mejor al mundo y lo mejor volverá a ti.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P.O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
ont-size:9.5pt;font-family:"Courier New";mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; color:black'>