Paypal

Ayúdanos con una Biblia o un rosario, haz una donación.

Tuesday, November 25, 2014

A THANKSGIVING PRAYER

Acción de Gracias no tiene que ser solamente el último jueves del mes de noviembre, pero todos los días de nuestra vida. 
Demos gracias a Dios, Nuestro Padre, por todo lo que hemos recibido y por lo que no tenemos también. 
Dios no deja de amarnos ni un solo segundo de nuestras vidas, somos nosotros los que no agradecemos lo suficiente. 
 Feliz Día de Acción de Gracias. 
Padre Tomas Del Valle-Reyes 
 A THANKSGIVING PRAYER 
God of all blessings, source of all life, giver of all grace; 
We thank you for the gift of life; 
for the breath that sustains life, 
for the food of this earth that nurtures life, 
for the life-giving love of family and friends. 
We thank you for the mystery of creation: 
for the beauty of the Earth that the eye can see, for the unfolding universe that draws us beyond our imaginings. 
We thank you for the communities to which we belong: 
for families, for friends, for neighbors and for companions at work. 
We thank you for the strangers who welcome us into their lives and whom we invite to be part of ours. 
We thank you for our brothers and sisters of all ages, all races, all nations and all faiths.
We thank you for the multitude of ways that you call us to steward the gifts of creation and to serve others in your name. 
We thank you for this day, for the companionship we share and the bountiful goodness of the bread we break together. 
God of all goodness, we pray in thanks for your presence among us as we gather together, and your promise to be with us now and always. 
 AMEN.

Saturday, November 15, 2014

Misa de Sanacion Diciembre 5, 2014

Misa De Sanación
Viernes 05 de Diciembre 2014


Te invito a Nuestra misa de Sanación el Viernes, 05 de Diciembre, 2014 a partir de las 7:00 PM. Rezarmos juntos por nuestros hermanos "Privados de Libertad" sus familias y por nosotros.

St. Columba Church , 343 West 25th Street, New York, NY 10001, entre 8va  y 9na Avenidas. Si no puedes asistir, envia tus peticiones por email a radiosigloxxi@aol.com o llama a nuestra oficina 212-244-4778 y se rezará por tus intenciones.

P. Tomás del Valle-Reyes



P. Tomas del Valle-Reyes
330 West 38 Street Suite 503
New York, NY 10018
917-499-9715
212-244-4778 Messages
http://www.descubriendoelsiglo21.com/
http://www.discovering21century.com/
www.Facebook.com/PadreTomasdelValle  
www.youtube.com/PadreTomasDelValle
www.twitter.com/FrTomasdelvalle  

Mateo 25:37

Mateo 25:37 Entonces los justos le responderán, diciendo: ``Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber?
________________________________________
1 Entonces el Reino de los cielos será semejante a diez vírgenes, que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.
2 Y cinco de ellas eran prudentes, y cinco fatuas.
 3 Las que eran fatuas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
 4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasos, juntamente con sus lámparas.
5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas, y se durmieron.
 6 Y a la medianoche fue hecho un clamor: He aquí, el esposo viene; salid a recibirle.
7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y aderezaron sus lámparas.
 8 Y las fatuas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.
9 Mas las prudentes respondieron, diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id antes a los que venden, y comprad para vosotras.
10 Y mientras que ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban apercibidas, entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Y después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: Señor, Señor, ábrenos.
12 Mas respondiendo él, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del hombre ha de venir.
14 Porque es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
15 Y a éste dio cinco talentos, y al otro dos, y al otro uno; a cada uno conforme a su facultad; y luego se fue lejos.
16 Y partido él, el que había recibido cinco talentos granjeó con ellos, e hizo otros cinco talentos.
17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también él otros dos.
18 Mas el que había recibido uno, fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
19 Y después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos, e hizo cuentas con ellos.
20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; he aquí otros cinco talentos que he ganado sobre ellos.
21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
22 Y llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; he aquí otros dos talentos que he ganado sobre ellos.
 23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
24 Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste;
25 por tanto tuve miedo, y fui, y escondí tu talento en la tierra; he aquí tienes lo que es tuyo.
26 Y respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí; 27 por tanto, te convenía dar mi dinero a los banqueros, y viniendo yo, hubiera recibido lo que es mío con logro.
28 Quitadle pues el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
29 Porque a cualquiera que tuviere, le será dado, y tendrá más; y al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
31 Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria.
32 Y serán reunidas delante de él todas las naciones; y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.
33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a la izquierda.
34 Entonces el Rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui huésped, y me recogisteis;
36 desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí.
37 Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿O sediento, y te dimos de beber?
38 ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿O desnudo, y te cubrimos?
39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?
40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis.
41 Entonces dirá también a los que estarán a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles;
42 porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;
43 fui huésped, y no me recogisteis; desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 44 Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o huésped, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?
45 Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos pequeñitos, tampoco a mí lo hicisteis.
 46 E irán éstos al tormento eterno, y los justos a la vida eterna.

Los Viajes de Pablo: 3er Viaje

Tercera misión (Hechos, xviii, 23-xxi, 26)
El destino del tercer viaje de Pablo fue evidentemente Efeso, donde Aquila y Priscila lo esperaban. 
El había prometido a los efesios volver a evangelizarlos si tal era la voluntad de Dios (Hechos, xviii, 19-21) y el Espíritu Santo no se opuso más a su entrada en Asia Así es que, después de una breve visita a Antioquía se fue a través de Galacia y de Frigia. (Hechos, xviii, 23) y pasando a través de las regiones del “Asia Central” llegó hasta Efeso (XIX, 1). 
Su manera de proceder permaneció intacta. Para ganarse la vida y no ser una carga para los fieles, tejió todos los días durante muchas horas muchas tiendas, lo que no le impidió el predicar el Evangelio.
Como de costumbre, empezó en la sinagoga donde tuvo éxito durante los primeros meses. Después enseñó diariamente en un aula puesta a su disposición por un cierto Tirano “desde la hora quinta a la décima” (de las once de la mañana a las cuatro de la tarde) de acuerdo con la interesante tradición del "Codex Bezaar" (Hechos, xix,9). 
Así vivió por dos años de tal forma que todos los habitantes de Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra de Dios. (Hechos, XIX, 20).
Por supuesto que hubo pruebas que sufrir y obstáculos que superar. 
Algunos de esos obstáculos surgieron de la envidia de los judíos, que intentaron inútilmente imitar los exorcismos de Pablo, otros vinieron de la superstición de los paganos, particularmente acentuada en Efeso. 
Sin embargo, triunfó de una manera tan clara que los libros de superstición que fueron quemados tenían un valor de 50,000 monedas de plata. 
(una moneda correspondía aproximadamente a un día de trabajo). 
Esta vez, la persecución fue debida a los gentiles y fue por motivos interesados.
Los progresos del cristianismo arruinaron la venta de las pequeñas reproducciones del templo de Diana y las de la diosa misma, estatuillas muy compradas por los peregrinos, con lo que un cierto Demetrio, en cabeza de los orfebres, arengó a la plebe contra San Pablo. 
San Lucas describió con realismo y emoción la escena, transpuesta luego al el teatro. (Hechos, xix, 23-40). 
El apóstol tuvo que rendirse a la tormenta. Después de una estancia de dos años y medio, quizá más, en Efeso (Hechos, xx, 31: trietian), partió para Macedonia y de allí para Corinto, donde pasó el invierno. 
Su intención fue la de seguir en primavera para Jerusalén, sin duda para Pascua, pero al saber que los judíos habían planeado atentar contra su vida, no les dio la oportunidad de hacerlo al viajar por mar, volviéndose por Macedonia.
Muchos discípulos, divididos en dos grupos, lo acompañaron o lo esperaron en Tróade.
Entre otros, se encontraban Sopater de Berea, Aristarco y Segundo of Tesalónica, Gayo de Derbe, Timoteo, Tichico y Trófimo de Asia, y finalmente Lucas, el historiador de los Hechos, que nos da todos los detalles del viaje: Filipo, Tróade, Aso, Mitilene, Jíos, Samos, Mileto, Cos, Rodas, Pátara, Tiro, Tolemaida, Cesárea y Jerusalén. Podríamos citar aún tres hechos notables: en Tróade Pablo resucitó al joven Eutiquio que se había caído de la ventana de un tercer piso mientras que Pablo predicaba tarde por la noche. 
En Mileto pronunció un discurso emotivo que arrancó las lágrimas a los ancianos de Efeso.
(Hechos, xx, 18-38). En Cesárea el Espíritu Santo predijo por la boca de Agabo que sería arrestado, lo que no le disuadió de ir a Jerusalén.
Cuatro de las más grandes epístolas de San Pablo fueron escritas durante esta tercera misión: la primera a los corintios desde Efeso, alrededor de la Pascua antes de su salida de la ciudad; la segunda a los corintios desde Macedonia durante el verano o el otoño del mismo año; a los romanos desde Corinto en la primavera siguiente; la fecha de la epístola a los gálatas es objeto de controversia. 
De la muchas cuestiones a propósito de la ocasión o del lenguaje de las cartas o de la situación de los destinatarios de las mismas, véase Epistolas a los CORINTIOS; GALATAS, ROMANOS.

Tienda del Siglo 21
Visite nuestra tienda cibernética en la comodidad de tu hogar , ahora tenemos fotos de Benedicto XVI   y el Beato Juan Pablo II, Biblias, Rosarios, aceites, etc.


  • La Tienda


  • Father Tomas Del Valle-Reyes
    Descubriendo El Siglo 21
    330 West 38 Street
    Suite 503
    New York, NY 10018
    Radiosigloxxi@aol.com

    ORACIÓN POR UN PRESO
    QUE ESTÉ TRAS LAS REJAS

    Amado hermano, Tú naciste libre. 
    Tú Espíritu Todo poderoso está libre, aunque tu cuerpo físico aparentemente no lo esté.

    El, que es tu Presencia Divina, está dentro de ti, te acompaña siempre, y si estás realmente arrepentido y corregido del pecado que te llevó a esa situación, yo invoco a esa Presencia Espiritual en tí y le pido que te saque en libertad, esa libertad que a todo ser viviente le corresponde por derecho de conciencia.

    En nombre de esa Divina Presencia en mí, digo: “YO SOY” AQUEL que te libera de tus pecados y vuelve tu conciencia hacia DIOS “YO SOY” AQUEL que te ama, aunque hayas caído en falta, porque “YO SOY” TU CREADOR; LIBRE TE FORMÉ, Y LIBRE QUIERO QUE SEAS.

    Por lo tanto de ahora en adelante vas a decir todos los días, esta pequeña oración: “YO SOY LA PUERTA ABIERTA QUE NINGÚN SER HUMANO ME PUEDE CERRAR” y esa puerta que te lleva hacia la Paz, Hacia el Amor a Dios y a tu prójimo, hacia el bien y hacia tu felicidad,  se te va a abrir ancha y franca, ahora y para siempre, Amén.

    Gracias Padre que ya veo en mi mente cómo a este hermano se le abren las puertas de su prisión moral y material.  Ya estás libre, hermano, vete en paz.

    El preso, su familia y sus amigos deben rezar esto de todo corazón para que en poco tiempo le sea devuelta su libertad. 

    Los Viajes de San Pablo: Primer Viaje

     Primera misión (Hechos,  23)
     Este periodo de doce años (45-57) fue el más activo y fructífero de su vida.
    Comprende tres grandes expediciones apostólicas de las que Antioquía fue siempre el punto de partida y que, invariablemente, terminaron por una visita a Jerusalén.
    Enviado por el Espíritu para la evangelización de los gentiles, Bernabé y Saulo embarcaron con destino a Chipre, predicaron en la sinagoga de Salamina, cruzaron la isla de este a oeste siguiendo sin duda la costa sur y llegaron a Pafos, residencia del procónsul Sergio Paulo, donde tuvo lugar un cambio repentino.
    Después de la conversión del procónsul romano, Saulo, repentinamente convertido en Pablo, es citado por San Lucas antes de Bernabé y asume ostensiblemente la dirección de la misión que hasta entonces había ejercido Bernabé.
    Los resultados de este cambio son rápidamente evidentes. Pablo comprende que, al depender Chipre de Siria y Cilicia, la isla entera se convertiría cuando las dos provincias romanas abrazaran la fe de Cristo.
    Escogió entonces el Asia Menor como campo de su apostolado y se embarcó en Perge de Panfilia, once kilómetros por encima del puerto de Cestro.
    Fue entonces cuando Juan Marcos, primo de Bernabé, desanimado quizás por los ambiciosos proyectos del apóstol, abandonó la expedición y volvió a Jerusalén, mientras que Pablo y Bernabé trabajaban solos entre las arduas montañas de Pisidia, infestadas de bandidos y atravesaron profundos precipicios.
    Su destino era la colonia romana de Antioquía, situada a siete días de viaje desde Perge. Aquí, Pablo habló del destino divino de Israel y del providencial envío del Mesías, un discurso que San Lucas reproduce en substancia como ejemplo de una predicación en la sinagoga.
    (Hechos, 18, ). La estancia de los dos misioneros en Antioquía fue lo suficientemente larga como para que la palabra del Señor fuera conocida a través de todo el país. Cuando los judíos consiguieron con sus intrigas un decreto de destierro, continuaron hacia Iconium, distante tres o cuatro días de viaje, donde encontraron la misma persecución por parte de los judíos y la misma acogida por parte de los gentiles.
    La hostilidad de los judíos los forzó a buscar refugio en la colonia romana de Listra, distante como unos veinticinco kilómetros.
    Aquí, los judíos de Antioquía y de Iconium dejaron celadas para Pablo y, habiéndolo apedreado lo dejaron por muerto, mientras que él logró una vez más escapar buscando esta vez refugio en Derbe, situada alrededor de sesenta kilómetros de la provincia de Galacia.
    Después de completar su circuito, los misioneros volvieron sobre sus pasos para visitar a los nuevos cristianos, ordenaron algunos sacerdotes en cada una de las iglesias fundadas por ellos y al fin volvieron a Perge, donde se detuvieron a predicar de nuevo el Evangelio, mientras que esperaban quizá la oportunidad de embarcar para Atalia, un puerto a dieciocho kilómetros de allá.
    Al volver a Antioquía de Siria, después de una ausencia que había durado tres años, fueron recibidos con muestras de gozo y de acción de gracias pues que Dios les había abierto las puertas de la fe al mundo de los gentiles.
    El problema del estatuto de los gentiles en la Iglesia se hizo entonces sentir en toda su agudeza. Algunos judeocristianos que venían de Jerusalén reclamaron el que los gentiles fueran sometidos a la circuncisión y tratados como los judíos trataban a los prosélitos.
    Contra esta opinión, Pablo y Bernabé protestaron y se decidió convocar una reunión en Jerusalén para resolver el asunto En esta asamblea, Pablo y Bernabé representaron a la comunidad de Antioquía. Pedro defendió la libertad de los gentiles, Santiago insistió en lo contrario, pidiendo al mismo tiempo que se abstuvieran de algunas de las cosas que más horrorizaban a los Judíos. Al fin se decidió que Primero, los gentiles estaban exentos de la ley de Moisés . En segundo lugar, que los de Siria y Cilicia deberían abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de la fornicación.
    En tercer lugar, que su decisión no era promulgada en virtud de la ley de Moisés sino que era dada en nombre del Espíritu Santo, lo que significaba el triunfo de las ideas de San Pablo.
    La restricción impuesta a los gentiles convertidos procedentes de Siria y Cilicia no se aplicaba a sus iglesias y Tito, su compañero, no fue apremiado a circuncidarse, a pesar de las protestas de los judaizantes (Gal., 2, 3-4). Se asume aquí que Gal., 2, y Hechos, 16, relatan el mismo hecho puesto que, de un lado, los actores son los mismos Pablo y Bernabé, y por el otro Pedro y Santiago; la discusión es la misma, la cuestión de la circuncisión de los gentiles; la escena idéntica Antioquía y Jerusalén; y la fecha idéntica:
    Alrededor del 50 d.d.J.C.; y el resultado uno solo: la victoria de Pablo sobre los judaizantes. Sin embargo, la decisión no fue adelante sin dificultades.
    El asunto no concernía solamente los gentiles y, mientras que se les exoneraba de la ley de Moisés, se declaraba al mismo tiempo que hubiera sido más meritorio y más perfecto para ellos el observarla, puesto que el decreto parece haber complacido a los prosélitos judíos de la segunda generación. Además, los judeocristianos, que no habían sido incluidos en el veredicto, podían seguir considerándose como ligados por la observancia de la ley. Este fue el origen de la disputa que surgió inmediatamente después en Antioquía entre Pedro y Pablo. Este último enseñó abiertamente que la ley había sido abolida para los judíos mismos. Pedro no pensaba de otro modo, pero consideró oportuno evitar la ofensa a los judaizantes e impedirles que comer con los gentiles que no observaban las prescripciones de la ley. Así, influenció moralmente a los gentiles a vivir como los judíos lo hacían, Pablo hizo ver que esta restricción mental y este oportunismo preparaban el camino de futuros malentendidos y conflictos, y que, incluso, tenía entonces, tendría nefastas consecuencias. Su forma de relatar estos incidentes no deja la menor duda de que Pedro fue persuadido por sus argumentos. (Gal., 2, 11-20

    P. Tomas del Valle-Reyes
    330 West 38 Street Suite 503
    New York, NY 10018
    212-244-4778
    http://www.descubriendoelsiglo21.com/
    http://www.discovering21century.com/
    www.Facebook.com/PadreTomasdelValle
    www.youtube.com/PadreTomasDelValle
    www.twitter.com/FrTomasdelvalle

    Isaías 58:7 Conparte tu Pan con el Hambriento

    Isaías 58:7 ¿No es para que partas tu pan con el hambriento, y recibas en casa a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras, y no te escondas de tu semejante?

    ________________________________________
    El ayuno y el día de reposo


    Clama a voz en cuello, no te detengas;
    alza tu voz como trompeta,
    declara a mi pueblo su transgresión
    y a la casa de Jacob sus pecados.
    Con todo me buscan día tras día y se deleitan en conocer mis caminos,
    como nación que hubiera hecho justicia,
    y no hubiera abandonado la ley de su Dios.
    Me piden juicios justos,
    se deleitan en la cercanía de Dios.
    Dicen: ``¿Por qué hemos ayunado, y tú no lo ves?
    ¿Por qué nos hemos humillado, y tú no haces caso?
    He aquí, en el día de vuestro ayuno buscáis vuestra conveniencia
    y oprimís a todos vuestros trabajadores.
    He aquí, ayunáis para contiendas y riñas,
    y para herir con un puño malvado.
    No ayunéis como hoy,
    para que se oiga en lo alto vuestra voz.
    Es ése el ayuno que yo escogí para que un día se humille el hombre?
    ¿Es acaso para que incline su cabeza como un junco,
    y para que se acueste en cilicio y ceniza?
    ¿Llamaréis a esto ayuno y día acepto al SEÑOR?
    ¿No es éste el ayuno que yo escogí:
    desatar las ligaduras de impiedad,
    soltar las coyundas del yugo,
    dejar ir libres a los oprimidos,
    y romper todo yugo?
    ¿No es para que partas tu pan con el hambriento,
    y recibas en casa a los pobres sin hogar;
    para que cuando veas al desnudo lo cubras,
    y no te escondas de tu semejante?
     Entonces tu luz despuntará como la aurora,
    y tu recuperación brotará con rapidez;
    delante de ti irá tu justicia;
    y la gloria del SEÑOR será tu retaguardia.
    Entonces invocarás, y el SEÑOR responderá;
    clamarás, y El dirá: ``Heme aquí.
    Si quitas de en medio de ti el yugo,
    el amenazar con el dedo y el hablar iniquidad,
    y si te ofreces al hambriento,
    y sacias el deseo del afligido,
    entonces surgirá tu luz en las tinieblas,
    y tu oscuridad será como el mediodía.
    Y el SEÑOR te guiará continuamente,
    saciará tu deseo en los lugares áridos
    y dará vigor a tus huesos;
    serás como huerto regado
    y como manantial cuyas aguas nunca faltan.
    Y los tuyos reedificarán las ruinas antiguas;
    levantarás los cimientos de generaciones pasadas,
    y te llamarán reparador de brechas,
    restaurador de calles donde habitar.
    Si por causa del día de reposo apartas tu pie
    para no hacer lo que te plazca en mi día santo,
    y llamas al día de reposo delicia, al día santo del SEÑOR, honorable,
    y lo honras, no siguiendo tus caminos,
    ni buscando tu placer,
    ni hablando de tus propios asuntos,
    entonces te deleitarás en el SEÑOR,
    y yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra,
    y te alimentaré con la heredad de tu padre Jacob;
    porque la boca del SEÑOR ha hablado.

    Necesita Biblias? Rosarios? agua bendita ? Aceites de Jerusalén? Entonces, Visítenos siguiendo este enlace en la comodidad de tu hogar.


  • La Tienda



  • Father Tomas Del Valle-ReyesDescubriendo El Siglo 21
    330 West 38 Street Suite 503,
    New York, NY 10018
    Tel-212-244-47778
    Office Cel-917-499-9715
     radiosigloxxi@aol.com